Inestabilidad de hombro (Luxación recidivante)

Al presentarse una luxación del hombro existe una pérdida del contacto entre las superficies de cabeza humeral y la glenoides, así mismo en este evento se lesionan varias estructuras encargadas de la estabilidad de dicha articulación como: la capsula articular, los ligamentos, el labrum, el tendón del bíceps y el manguito de los rotadores.

La sintomatología de una luxación glenohumeral es dolor intenso, deformidad (hombro en charretera) y limitación importante de movimiento. El tratamiento inicial de toda luxación debe ser una reducción por maniobras + inmovilización en un tiempo no mayor de 6 hrs para evitar compromiso vascular.

Al presentarse episodios repetitivos de luxación, aumenta el daño a las estructuras encargadas de la estabilidad del hombro y con ello aumenta el riesgo de presentar una nueva luxación.

Se debe abordar al paciente mediante una adecuada exploración física y complementar con estudios de imagen como radiografías, TAC y resonancia magnética, para valorar lesiones asociadas tanto oseas como en tejidos blandos.

El tratamiento debe ser individualizado para cada paciente dependiendo su edad, actividades diarias, laborales y deportivas. La rehabilitación puede ser útil en los primeros episodios tratando de fortalecer los músculos alrededor de la articulación. Para casos recurrentes se sugiere el tratamiento por cirugía de mínima invasión como la artroscopia y se utiliza la cirugía abierta con transposición ósea en casos asociados con pérdida de hueso o cirugías fallidas.