Lesiones de cartílago

El cartílago, tejido conectivo especializado que reviste las superficies articulares, sirve de protección para evitar la fracción de los huesos entre sí. Este puede alterarse por diferentes causas mecánicas, como; golpes, giros bruscos o sobrecargas continuas en casos de deportistas.

Los síntomas que produce una lesión condral pueden ser; dolor al mover o dar carga a la rodilla, chasquidos, derrame articular y hasta bloqueo mecánico en caso de cuerpos libres.

El diagnostico se realiza mediante una exploración física orientada y estudios de imagen. Las radiografías y tomografía no muestran el cartílago, pero sí el estado del hueso debajo de él en caso de lesiones profundas. La resonancia magnética es útil para detectar lesiones puras del cartílago y mejora su sensibilidad introduciendo líquido de contraste en la articulación (artro-resonancia).

El tratamiento en lesiones agudas se basa en tratar la inflamación y dolor, con analgésicos y antiinflamatorios, cambios térmicos, inmovilización y reposo. Existen múltiples opciones de tratamiento definitivo, este dependerá del grado de lesión del cartílago, zona de lesión, edad del paciente, actividades y lesiones asociadas. Puede ir desde medicamentos condroprotectores, rehabilitación, infiltraciones (esteroide, ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas o células madre), limpieza articular por artroscopia, trasplante de cartílago, prótesis de superficie, hasta reemplazo articular.

La pérdida de cartílago es una lesión compleja y difícil de regenerar se debe individualizar cada caso para brindar el tratamiento más adecuado para cada paciente.