Luxaciones

La luxación o dislocación, es una lesión donde existe la perdida de contacto entre las superficies articulares de dos o más huesos que forman una articulación. Generalmente son causadas por traumatismos directos (golpes, caídas) o mecanismos indirectos (tracción, rotación, angulación).

Los síntomas se caracterizan por dolor intenso (insoportable), deformidad y limitación para la movilización de la articulación involucrada.

El manejo inicial al igual que en las fracturas es la inmovilización y traslado a un servicio de urgencias para su adecuada evaluación apoyada con estudios de imagen (radiografías).

El tratamiento inmediato es la reducción (reacomodo) de la articulación mediante maniobras externas bajo sedación (anestesia) y posteriormente la inmovilización. Se complementará con estudios de imagen para descartar lesiones asociadas o riesgo de luxaciones recidivantes. La rehabilitación es fundamental para la adecuada recuperación y reincorporación a actividades laborales o deportivas. En casos con lesiones asociadas o inestabilidad se puede llegar al tratamiento quirúrgico.

Todas las luxaciones requieren una valoración urgente para realizar su reducción lo antes posible, existe gran riesgo de necrosis avascular en caso de tardar más de 6 hrs en su atención. Por ningún motivo se debe intentar realizar la reducción en el lugar del accidente, es necesaria la valoración por un médico traumatólogo para descartar lesiones asociadas y evitar dañar otras estructuras anatómicas.