Tendinitis rotuliana (Rodilla del saltador)

El tendón rotuliano une el polo inferior de la rótula con la tibia, siendo parte fundamental para el mecanismo extensor de la rodilla.

La causa más frecuente de inflamación de este tendón (tendinitis) son los microtraumatismos de repetición sobre la rodilla, como al saltar, acción frecuente en deportes como el básquetbol, vóleibol, tenis y fútbol, etc. Además de traumatismos directos sobre el tendón.

Los principales síntomas son: dolor y sensibilidad en el área del tendón rotuliano, infamación, dolor al saltar, correr, subir escaleras y al estar en cunclillas.

El diagnostico se realiza basado en la historia clínica del paciente, una exploración física orientada y apoyada con estudios de imagen. Radiografías para descartar lesiones oseas asociadas, ultrasonido o resonancia para descartar desgarros o rupturas tendinosas.

El tratamiento suele ser conservador, basado en el uso de antinflamatorios, disminución de actividad deportiva, rodilleras o bandas de tensión, ejercicios de estiramiento y rehabilitación.

La tendinitis rotuliana puede ser un padecimiento crónico, que, si no se trata de forma adecuada, limitara en gran medida el desempeño deportivo del paciente.